marnuj

Año 3 | No. 11 | 2016.

| Ella Bailaba

Ella bailaba en la pista...estaba sola, él clavó la mirada en el movimiento de sus caderas, la miraba desde la barra con un whisky en las rocas moviéndolo con la muñeca al ritmo que ella marcaba. La vio a los ojos y sonrió suavemente, no una sonrisa clara...solo una mueca, una pequeña señal perceptible solo por ella. Le sonrió complicemente y se acercó veloz hacia ella...Comenzó el cortejo.

Junio 2016


ELLA BAILABA

Ella bajaba discretamente la mano y rozaba la suya... él al levantarla le acariciaba furtivamente el brazo... se dirigieron a la barra. Mirándose a los ojos, las respiraciones comenzaron a agitarse y a acompasarse. Empataron el ritmo... y se miraron ansiosos... las manos de él recorrían su cintura pasando por las caderas...

 

Los brazos de ella recorrían su cara embelesada... las caricias subieron de tono y bajaron de lugar... ella se giró para quedar exactamente al alcance de sus manos... la pequeña falda quedó exactamente a la altura de sus muñecas... acaricia su pierna, ella lo miró ansioso a la expectativa de lo que pasaría. El lugar se llenaba cada vez más... ventaja para ambos, podrían esconderse entre la multitud anhelante de reconocimiento en la pista de baile, pero a ellos no les interesaba nada de eso... Solo buscaban estar lo más juntos, el mayor tiempo posible, antes de que el hechizo de la noche cayera sobre de ellos y los llevara de nuevo al tedio de lo cotidiano.

Nunca pidieron sus nombres, nunca les interesó intercambiar información que no sería necesaria en el futuro. No había futuro, solo el presente y el momento de devorarse uno al otro, de poseerse sin medias tintas, sin conocer los miedos y los defectos del otro, una noche perfecta donde la luz bailarina de la vela pasa de un lado al otro, envidiosa del movimiento de los cuerpos en las sombras, buscando alumbrar las partes que se escondían de ella, cada vez más frenético en el movimiento de sus cuerpos buscando derretirse uno en otro hasta que la flama se apague rendida...