marnuj

Año 3 | No. 11 | 2016.

| A Uno Mismo

Dicen que es una bruja, una gran hechicera, la mejor adivina, y mística, algunos comentan que es  de mal agüero, otros más dicen que es milagrosa. Si tratas de buscarla nunca la encontraras, debes desear encontrarte con ella para poder cambiar algo que te aflige, pero lo que es un hecho es que mucha gente en la ciudad, la busca por los pronósticos obtenidos en sus consultas.

Ilustra. MFK ] [ ZERO | Junio 2016


A UNO MISMO

Cuentan los que la han visto que le pláticas tu pena y ella te ofrece algún remedio, después, en un abrir y cerrar de ojos desaparece.
Aun sin importarme eso llegue a la dirección que tenía anotada.

Entro a un cuarto  apenas alumbrado por la luz de unas velas y en medio de este una mesa redonda, antigua. Observo la mesa y el mantel blanco con encaje, las cartas de tarot, el ojo de dragón (su bola de cristal) hierbas y velas de diferentes colores, inciensos e infinidad de olores mezclados. Te sorprendería encontrar tantas cosas en una mesa tan pequeña.

Detrás un estante gigantesco, libros y frascos en su mayoría adornan el espacio, aunque lo que llamo mi atención fueron los frascos con infinidad de diferentes etiquetas.
Amarre, muerte, pasión, invisibilidad, fuerza, inteligencia, belleza. Amor...

La lista era interminablemente interesante, todas las cualidades representadas harían de cualquiera un mejor de cualquier cosa.
Algunos dicen que sus pociones son drogas fuertes que te hacen alucinar, incluso muchos han perdido la vida, sin duda después de ver todo esto estaba dispuesto a arriesgarme.

Apenas pude pestañear, cuando de ipso facto apareció ella.

Un año de tu vida permanecerás en suspensión animada, tu alma estará en un limbo para que yo pueda ocupar tu cuerpo para los fines pertinentes. Así pagará los 3 dones que estoy por otorgarte.

Sin pensarlo afirme moviendo la cabeza y pedí mis frascos con emoción...

Pero antes de emitir palabra alguna me dijo
- Debes elegir con certeza.
- Sólo podré brindarte un consejo...

Continúe con la seguridad de mis requerimientos y le dije:
- Fuerza, inteligencia, belleza.
- ¿Estás seguro de lo que pides?
- Sí, así tendré cubiertas las necesidades para ser feliz.
- ¿No buscas felicidad entonces?

Me quede pensando y sacudí la cabeza en negación.
- Sí, pero busco sentirme bien conmigo mismo...
- Tal vez lo que tu necesites sea otra cosa- dio la vuelta y saco del estante un gotero - aquí tengo lo que necesitas, solo dos gotas bastaran, créeme puedes arriesgarte o tomar lo que yo te ofrezco.

La curiosidad me consumió y quise saber que era lo que quería darme.
- ¿Puedo saber que es antes de elegir? 
- No- pensé que quería estafarme así que empezó a darme miedo.
- Yo creo que mejor vengo otro día que este más seguro.



Me regalo una gran sonrisa que contrastaba con sus ojos grandes y brillosos. Quede pensativo.

- Puedes irte sin intercambiar nada- estiro su mano y me dio el gotero, tenía una pequeña etiqueta que no alcanzaba a ver. Trate de acercarme, cuando me dijo.

- Recuerda, dos gotas son suficientes- y en un abrir y cerrar de ojos todo desapareció, la mesa el cuarto, los olores, la hechicera, bruja mística, quede solo afuera del número que tenía anotado de nuevo, todo había desaparecido, todo, a excepción del gotero, el cual contenía, dos gotas de amor a mí mismo.