DE ROL

De manera cotidiana a nosotros los chilangos nos desconfigura el ajetreo de la Ciudad, nos consume y termina desdibujando por completo hasta comernos los sentidos y, por ende, el tiempo.

Por Yuriko Barrera.

A cada uno de nosotros nos ha pasado que le damos menos atención a nuestras relaciones, llámese amante, novio, amorío, amigos e incluso a la familia. No es para menos, el ritmo de vida que exige una ciudad cosmopolita y en constante cambio como la Ciudad de México, nos acelera a tope nuestro ritmo respiratorio y cardíaco llevándonos al abismo del muy mal intencionado estrés.


Es ése quien nos cansa, nos apaga y nos merma las ganas; no, no generalizo porque no a todos nos pasa, hay algunos a quienes este enemigo no tan natural, y la distancia del amante en turno, nos incrementa el deseo y hace de ello una motivación para preparar el escenario perfecto para un encuentro.



http://www.mundou.com.ar/2011/04/los-cordobeses-tuvieron-su-fiesta-del-erotismo/

El ajetreo nos puede matar todo, todo; sin embargo –y en esto soy irreductible– no debemos dejar que nos acabe la imaginación y la creatividad para sorprender a nuestra pareja, pues es una de las armas más poderosas que tenemos en estos tiempos tan acelerados.


Quizá llegue el momento en que estés cansado, molesto o estresado por toda tu semana; pero que eso no te impida sorprender a tu pareja con un regalo fuera de lo ordinario en el ámbito sexual y, por supuesto, para ello no es necesario salir de la ciudad.


Una buena forma de romper la rutina y darle un giro adrenalínico a tu encuentro puede ser con la ayuda de un aut. Este espacio invento del hombre  siempre termina siendo un escape y un escenario propicio para el inicio, desarrollo o  conclusión de la pasión y el deseo. Te recomiendo que sorprendas al conductor con caricias que te lleven al sexo oral mientras él o ella vayan manejando, ojo, eso sí con mucho cuidado de no estar transitando en vías rápidas o puede quitársele lo divertido y terminar mal. En fin si lo puedes llevar a acabo te aseguro  este acto  calentará muy bien los motores, para que cuando encuentren un lugar oscuro y solitario (pero, eso sí, seguro) puedan pasar al tan gozoso acto sexual.


Además, el plus de usar un coche es que  otros conductores te sorprendan, ello te hará vivir a cada instante el peligro de ser descubiertos, lo cual generará en ti y en tu acompañante un buen golpe de adrenalina.


Algunos lugares para hacerlo podrían ser un lugar boscoso, la Ciudad de México aún cuenta con algunos sitios que se podrían prestar para ello, por ejemplo: El Ajusco, el Desierto de los Leones, o incluso Ciudad Universitaria;  en fin, cualquier lugar obscuro  es propicio para echar rienda suelta a tus más bajos instintos, siempre y cuando así lo quieras.


Nunca olvides algo muy importante: no te limites y sí despójate de los complejos pues cuando uno quiere echar a volar la imaginación y dar rienda suelta a la pasión, los prejuicios simplemente no tienen cabida.


Y si no eres tan aventad@, puedes platicarlo con tu pareja y ver qué opina y que sugiere.  Sólo no lo vayas a agendar porque eso le restaría magia y de lo que se trata de es de huir de la rutina, no de caer en una nueva.


Ya que estamos en los autos, anímense a darse amor en un estacionamiento, oh sí!!! estos espacios son lugares oscuros (principalmente si son techados) y apartados de tanta gente, ahí sí que es seguro que vivirán pasión al por mayor que  los incitará a probar nuevos lugares como el probador de una tienda.


Si bien ya empezaste el jugueteo y no te gusta para nada terminar en el coche, hay opciones bastante monas por toda la ciudad y con buen servicio. Sí, me refiero a los hoteles boutique que además de ofrecerte un lugar muy coqueto para sacar tus apasionados deseos también resultan una opción cómoda y atractiva por los acabados, las instalaciones y los artilugios que incluyen.


Ahora que si lo tuyo, lo tuyo es lo natural, puedes organizar un picnic con algo simple como un vinito, frutas, chocolates y algún postre, con éstos puedes empezar el cachondeo con tu respectivo. Lo divertido de la comida es que se activan diferentes sentidos, entre ellos el olfato, el gusto y el tacto.


Aquí les recomiendo que venden sus ojos y prueben diferentes texturas, sabores y combinaciones de los alimentos e incluso, ponerse una fresa en el cuello y empezar a besar, lamer y probar el cuerpo de su pareja. Intenten pasarla a gusto. Pueden optar por un lugar apartado, por ejemplo: el Bosque de Chapultepec tiene partes que no son muy visitadas y que les permitiría a ambos despojarse de complejos y empezar un juego erótico que les dejará una sonrisa pícara para comenzar  la semana.


También otros parques o bosques cuentan con espacios que no son muy transitados, lo que les dejará un espacio íntimo para jugar a lo que quieran y terminar donde ustedes lo deseen. Esto es más una cuestión de actitud, porque en la capital chilanga variedad hay… y de sobra. ¡Anímate!


http://diarioencuentro.com/mientras-mas-sexo-mas-dinero/

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. MARNUJ 2014