marnuj

Año 2 | No. 9 | 2015.

¿Qué es lo freak?, o, ¿qué es ser freak?..., indudablemente es cuestión de perspectivas, de contextos, de ambientes, de condición sociocultural.

Por Alfredo de la Mora / Septiembre 2015


FREAK: que según un diccionario en línea define como “raro”, “estrafalario”, “fanático”, “fenómeno” y peyorativamente como “anormal”, nos deja percibir un estrato de “multivisión” de las circunstancias sobre las cuales tratamos de acercarnos a una especie de definición que nos ayude a conceptualizar un término que califica, etiqueta, infravalora y desprecia la condición subjetiva de muchos seres humanos perdidos en el mundo de las ideas vagas y la confusión de la identidad; y sí sienten que me estoy azotando, ni modo, tal vez sea porque  soy muy freak.


En una sociedad homogénea, y heterogénea a la vez, con el estigma de la globalización como estandarte que predomina en sus rasgos, comportamiento y vacuidad, los gustos que se vuelven obsesiones y las pasiones que se transforman en enajenaciones son “el pan nuestro de cada día”, con el sentido de colectividad cada vez más suprimido y la individualidad exacerbada al grado de volverla absurda pero eso sí, muy “aceptable” y “admirable” a la vista de los demás.

Por lo general cuando se habla de lo que es freak, pensamos en los famosísimos otakus, término que en Japón se utiliza para referirse peyorativamente a las personas con gustos obsesivos por cualquier rasgo de la subcultura del anime y el manga, sin embargo, no siempre se trata de estas tribus urbanas, sino que el adjetivo es aplicable a otros grupos que siempre se caracterizan con aspectos como el de la marginación y los estereotipos dentro de los grupos pertenecientes al conglomerado social.

 En términos psicológicos, tratamos de abordar estos fenómenos explicando las conductas como parte de la creación de la identidad en las personas que tratan de “pertenecer a algo, encontrándose a sí mismos”. Estamos hablando de algún común denominador que puede ser aplicable al comportamiento de los freaks (o frikis o nerds o cualquier otro apelativo con el que se les conoce en diferentes lugares), algunos se lo atribuyen al capitalismo, otros a la explosión demográfica, otros más a la falta de educación, y muchos más a la televisión,  pero haciendo énfasis en la importancia que cada uno de estos factores aporta a la comprensión de estas acciones está claro que ha de abordarse a través de diversas ópticas, que deben incluir una resemantización propia de los acontecimientos ligados a la obnubilación y el deterioro propio de las sociedades actuales.

Empero, no decimos que los freaks sean los causantes del declive social y generacional, y que sean los culpables de que las calles “se miren mal”; en ese caso hay demasiados representantes políticos “muy bien vestidos”, causantes de verdaderas desgracias, sobre todo si se trata de pertenecer a la elitista clase pragmática y privilegiada dentro de la sociedad de la usura y con los ideales tergiversados de la supervivencia del más apto. No, lo que quiero decir es que para cualquiera, en quien habiten, inevitablemente en su concepción y percepción del mundo, los gustos, formas, modas, culinaria y maneras de expresarse, es decir, todo lo que sea parte de su cultura, visto ante una mirada desprovista de perspectiva, acercándose a la falsa conciencia y hasta la doble moral, algo demasiado lejano a sus costumbres podría verse muy “cool” o demasiado “freak”.

Sin embargo lo que nos lleva a intentar encajar en los grupos sociales está determinado por factores externos e internos en la vida de la gran mayoría dentro de las sociedades aburguesadas y en las que aspiran a parecerse a estas, siendo subproductos del sistema económico en boga así como también por condiciones psicológicas como el tipo de personalidad o aspectos neurológicos de la conducta, y por otro lado los aspectos sociales de agrupación y civilización que nos identifican antropológicamente como especie.

Exponemos que en esta era de la vorágine sentimental, emocional y de consumo, los usos y las costumbres de ven desplazadas por la comercialización de la imagen y la creación de la plasticidad moral.

Añadimos también, y no por suavizar demasiado la crítica, pero si con un mero afán conciliatorio, que podemos observar que lo freak también tiende a ser original o por lo menos genuino en muchos casos, claro que en gustos se rompen géneros como se dice, pero no dejemos pasar en alto los aspectos más propositivos de la “oleada freak”. Músicos, poetas, cineastas, escritores y de todos los casos artísticos, además de científicos, han introducido su visión del mundo a través de sus creaciones, que si bien pueden contener el calificativo de ser freaks, lo han realizado con creatividad y con esmero, y que ha trascendido a lo convencional y se vuelve parte de la cultura y el conocimiento, esa cultura y sabiduría que nos heredan con gusto las generaciones pasadas y que nosotros haremos lo propio con las venideras, después de todo no sería justo dejarles sólo basura y un mundo completamente mutilado a los que están por venir y a los que esperan, sin saberlo, enfrentarse a un mundo frío y que les exigirá encajar de alguna u otra forma, consigo mismos y con todos los demás.

En perspectiva: Lo freak no es algo determinante para conocer si una persona es correcta o incorrecta, si por ser un freak de seguro ya me gustan las “cosas raras” como el anime y el manga, o si se tienen ideales “verdaderos” o se piensa en “puras pendejadas”, si las creencias nos hacen mejores o peores personas o si pertenecemos a la comunidad globalizada del fracaso semántico y mucho menos si somos unos revolucionarios de las ideas y del arte. Al cabo, es sólo una variable más dentro de la ecuación humana, que resalta algunos aspectos de nuestra personalidad y que limita o esconde otros tantos. Nos reafirmamos con nuestra propia imagen percibida por los demás, a como la pensamos en relación al escrutinio de la imaginería de los que nos rodean. Todo es parte de la realidad que tratamos de entender, ser freak es una cuestión de tipo volitiva, ya sea por parte nuestra o por cortesía de alguien más.

Referencias
Wikipedia, la enciclopedia libre (2015) Recuperado de es.wikipedia.org/wiki/Otaku
Word Reference (2015) Recuperado de wordreference.com/es/translation.asp?tranword=freak