Relato Erótico   Numeralia

Los diferentes grupos culturales  que existen en la Ciudad de México siempre han buscado la manera de encontrar o crear espacios para dar a conocer y fomentar su cultura. Desde hace algunas décadas, el trabajo de grupos, asociaciones y sociedades que han trabajado por visibilizarse tanto en lo político, lo social e incluso lo sexual, se ha hecho cada vez más visible tanto a nivel local como nacional.

Este último aspecto, el sexual, se ha abierto camino en la cultura mexicana dando alternativas y opciones de apertura para aquellos que desean experimentar o quienes sienten curiosidad por otras formas de disfrutar la sexualidad y el placer de forma libre, consciente y no sólo dentro de lo heteronormativo;  opciones que permiten observar el abanico que se tiene de frente acualquier ámbito de convivencia.

Por Yuriko Barrera.

Existen distintas prácticas sexuales y amorosas más allá del misionero y la monogamia, como: swinger, BDSM (Bondage, Disciplina y Dominación, Sumisión y Sadismo y Masoquismo), poliamor, leather, bareback, pegging, crossdressing, tríos y orgías, entre muchas otras y también aquellas que han surgido con las nuevas tecnologías como el sexting.


BDSM: abarca una serie de prácticas y aficiones sexual-eróticas relacionadas entre sí y vinculadas a lo que se denomina sexualidades no convencionales o alternativas, las cuales están basadas siempre en el consenso de sus participantes.

Poliamor: es un concepto que señala la libertad de cada persona y la posibilidad de establecer más de una relación erótica-afectiva-amorosa simultánea, de manera honesta, equitativa y comprometida en la formación de consensos con todos los involucrados.

Leather: comprende prácticas e indumentos que se organizan con un fin sexual o erótico, se distingue de las culturas sexuales convencionales por el uso de indumentos de color negro y artículos de cuero.

Bareback: describe actos sexuales sin preservativo, especialmente sexo anal. Sin embargo, el uso del término también abarca cualquier tipo de acto sexual con penetración en la que no se use condón. 

Pegging: es una práctica sexual en la cual una mujer penetra el ano de un hombre con ayuda de un consolador que va sujeto a un arnés o a su propia vagina.

Crossdressing/Travestismo: se refiere al acto de llevar ropa comúnmente asociados con el sexo opuesto dentro de una sociedad en particular, aunque no indica necesariamente la identidad transgénero, fetichista o el comportamiento homosexual.

Sexting: es un anglicismo  y se refiere al envío de imágenes, mensajes de voz y texto eróticos por medio de teléfonos móviles.

Y aunque son prácticas cada vez más difundidas y abiertas, aún existe el desconocimiento de la población, también este fenómeno es derivado por la cultura, la educación, la religión y la legislación de cada estado o las costumbres de cada municipio o pueblo.

Sin embargo, a lo largo de este texto hablaremos más sobre dos grupos erótico-amoroso-afectivos: el poliamor y las prácticas BDSM.








Poliamor, decisión ética

Ustedes se preguntaran “bueno… ¿y esto con qué se come?”, pues para eso Diana Marina Neri, poli-contraamorosa yprofesora, nos platica un poco sobre qué sí y qué no es el poliamor.

Antes que nada, se debe definir  que es: el poliamor, es una decisión ética de reconocer la libertad de cada persona y, por ende, la posibilidad de establecer más de una relación erótica-afectiva-amorosa simultánea de manera honesta, equitativa y comprometida mediante la formación de consensos con todos los involucrados para caminos de vida en común.

También es un cuestionamiento a los conceptos que parecen inmutables socialmente como el amor, la monogamia, la familia o el matrimonio. 

Para Diana, el poliamor no es sexo casual, swinger, filtreo, cornudos con permiso, casa chica con casa grande y todos esos apelativos que están plagados de prejuicios, falta de apertura y comprensión sobre la reflexión de intocables paradigmas.

Sin embargo, señala,   es la construcción de un proyecto de vida que se desarrolla desde  diversos frentes para erradicar odios y violencia sistemática, “buscamos relaciones equitativas y el exilio de los grupos de poder: dominación, autoridad, jerarquía y orden. Estamos en búsqueda, cambio y construcción constantes para elegir nuestros caminos”, asegura.


Específicamente, en el país existe el Colectivo Poliamor en México el cual nació hace más de diez años. Desde su formación hasta ahora ha pasado por diversas etapas, ya que, en un principio, surgió como un grupo de ayuda donde se compartían sentimientos sobre este estilo de vida, hasta ser un grupo que realiza acciones políticas de disidencia y que imparte talleres, conversatorios, cine-debates, pláticas mensuales, mesas de reflexión académica, entre otras actividades.

Y este grupo no es exclusivo del Distrito Federal, pues, “es también un virus que ha contagiado en diversas entidades del país, pues a partir de las propuestas generadas en el colectivo, han nacido colectivos en Monterrey, Puebla, Morelos, Guadalajara, Veracruz, por mencionar algunos. También tenemos contactos con colectivos de España, Estados Unidos”, especifica Diana.


BDSM, sexualidad alternativa

Fue por allá de 2003 que los grupos de BDSM organizados en la Ciudad de México hicieron su aparición en la escena chilanga para otorgar a sus seguidores y curiosos una gama de prácticas de sexualidad alternativa que incluye un intercambio erótico de poder y que puede incluir, o no, la generación de sensaciones dolorosas en la pareja, así lo explica Krystal de Sade, una de las administradoras de Calabozo, comunidad de practicantes de BDSM en México.

Krystal platica que la mayor parte de la sociedad mexicana desconoce la existencia de este tipo de prácticas, sin embargo, en los últimos años con la aparición de Internet, Facebook y, en general, de las redes sociales, además de la aparición de las “novelas pseudo BDSM” como 50 sombras de Grey que la gente ha tomado conciencia sobre estas actividades.

Cabe señalar que todas las prácticas BDSM se manejan a través del principio SSC, es decir, Sensato, Seguro y Consensuado, que lleva a formar acuerdos entre todas las partes involucradas. ¿Qué tipo de acuerdos? Que sí y que no hacer, hasta dónde llegar, ya que estas prácticas son para generar placer, erotismo y excitación, no incomodidad ni humillación que atente contra la salud o vida de alguna de las partes, ya que una de las conductas que más prevalecen dentro de la comunidad es el respeto hacia los demás.

Calabozo, es el único grupo que está formado con una estructura sólida y que organiza eventos periódicamente, aunque hay algunos grupos en Internet que se reúnen esporádicamente. Además, esta agrupación busca difundir estas prácticas mediante talleres, conferencias, generación de contenido y eventos.

Algunos aditamentos que se utilizan para la realización y práctica del BDSM son cuerdas, látigos o esposas; sin embargo, Krystal aclara que depende del taller que se realice para utilizar o no los instrumentos y sólo es durante las fiestas que se lleva ropa especial como látex, cuero vinil o ropas especiales.



Finalmente, cabe resaltar que es muy importante que no realicen ninguna de estas prácticas sin acuerdos SSC, una orientación experimentada o una persona (amo o sumiso) que les garantice su integridad física y emocional.

¿Cómo ves? ¿Te animarías a experimentar nuevas formas de disfrutar y sentir tu sexualidad en grupos, comunidades o clubes sexuales alternativos?

Recomendaciones

Poliamor

BDSM

  • Libros:
    Las reglas del juego, manual de BDSM
    de José Luis Carranco
    Soy un sueño de Domina Zara
  • Películas:
    El juez SM
    La secretaria 
Contacto

Correo:
poliamorenmexico@yahoo.com.mx
Facebook:
facebook.com/poliamorenmexico

Contacto:
www.calabozo.com.mx
Facebook:
facebook.com/calabozomexico
Twitter:
@calabozomx

 





Fotografías: Colectivo Poliamor en México