marnuj

KITSCH


Año 1,no. 6,2015.

| Entre Maradonianos y Jedis

Kitsch:
-Se aplica a la estética que resulta de mal gusto o pasado de moda pero pretende ser elegante, distinguido y moderno, mezclando objetos desfasados y de mal gusto con la finalidad de llamar la atención del público.
-Tendencia artística del S. XVIII que se caracterizó por su ostentosidad pretenciosa, su barroquismo y su mal gusto, en especial referido a los elementos decorativos excesivamente recargados y pretenciosos.
- Palabra alemana de uso universal que hace referencia a lo cursi o de mal gusto. Se denomina así a  objetos caracterizados por su supuesta inautenticidad estética y su formalismo efectista, que persigue una gran aceptación comercial.

Por Az Caballero / Febero 2015


Si algo queda muy claro, es que esos alemanes tienen una facilidad peculiar  para crear palabras que aluden a más de un concepto, y que a los de mente totalmente occidentalizada nos cuesta trabajo definir; el concepto de lo "kitsch" es uno de esos que, no termino de asimilar del todo, puesto que al final termina siendo un asunto de apreciación, entre lo que para algunos es o no es estético o de buen gusto, y simplificar todo diciendo que lo kitsch es vulgar por su tendencia barroca, equivale a decir que Bach, Caravaggio y Vivaldi seguro eran muy vulgares, porque aceptémoslo, existe gente supuestamente muy refinada que poseen un gusto bastante "peculiar".

Y no es la calidad artística del objeto kitsch en si mismo lo que le da valor, es mas el estatus que puede ofrecer por el costo que pudiera llegar a tener y el que no cualquiera pudiera tenerlo. También es importante recordar que el termino kitsch hace referencia a lo cursi, entendido también como exceso de elementos románticos. Aunado esto esta nuestra fea costumbre de escuchar una nueva palabra y querérsela anteponer a lo que sea para parecer sofisticados (algo muy kitsch por cierto) y que termina por darle un uso y significado diferente al que tenia originalmente.

De esta manera lo kitsch no solo habla de alguna expresión artística mal lograda, ahora también hace referencia a todo en nuestro haber cotidiano, haciendo de la palabra un sinónimo de lo que nosotros, hijos de Cuahtlicue, denominamos como "naco" (termino que no es de muy de mi agrado por cierto). Esta palabra o mejor dicho este concepto de lo kitsch, lo aplicamos desde el tipo super "nice" enfundado en sus calcetines de vestir y sus crocs carísimos, esperando por su barbacoa en fin de semana, tirando rostro en bermudas y con sus Ray Ban de imitación, hasta una película de esas que llamamos "churro", una canción y ¿porqué no?, hasta una creencia.

Quizá nunca se haya usado el termino kistch para calificar o describir una secta o culto religioso, pero hoy existen algunas que sin duda entran en el universo de lo kitsch, quizá no por el mal gusto de creer en ellas, si no por su bizarro origen y/o el desempeño de las mismas.

El primer ejemplo que se me viene a la  cabeza es la franquicia-secta "Pare de sufrir", este curioso grupo que nos llena de incomerciables conducidos por morenazos brasileiros y que todos, de una manera o de otra, sabemos de su existencia.

¿Pero cómo podría este grupo ser kitsch? Pues yo no sé ustedes estimados lectores, pero a mí se me hace de mal gusto, atraer a la gente a la religión por medio de publicidad basura, como si estuviesen vendiendo una marca de refrescos o mas bien como si te ofrecieran una membrecía para algún club deportivo.

Sus comerciales están  plagados de testimonios de como funciona pertenecer a este grupo, tal y como lo hacen  los productos milagros que con una "módica" cantidad te prometen bajar de peso, bajar de tallas, terminar con la calvicie, o en este caso la solución a cualquier problema que te aflija, y como del tamaño del perro es la mordida y ya que en este caso estamos hablando de intervención divina, pues ya se imaginaran de a como son las aportaciones; lo peor es que la gente esperanzada en encontrar una solución a sus problemas, abarrota estos lugares y hacen de este tipo de grupos uno de los negocios más redituables en nuestro país.

Otra secta que a mi parecer es digno representante de lo kitsch es la iglesia Maradoniana. Es complicado no estar en contacto con el futbol, y mas en nuestro país que nos lo han metido hasta por debajo de los ojos, y eso sin tomar en cuenta que fue aquí en tierra mexica donde la "mano de Dios" se manifestó; así que no es difícil saber para casi cualquier persona quien es Diego Armando Maradona, "el Diego", para muchos el mejor futbolista que haya pisado la tierra (sobre todo los argentinos), y como para muchos argentinos no era suficiente traer la cara de "el pelusa" tatuada sobre el corazón, pues hacemos una religión que le rinda culto.... creo que no necesito explicar mucho porque considero que los maradonianos son kitsch por excelencia, ¿O qué? ¿No merecerían más una iglesia El Santo o Blue Panther?

También no hay que olvidar que aunque existen grupos religiosos que siguen permanentemente el objetivo del arte kitsch, que es no pretender algo más que el dinero del público, también están las creencias que, a pesar de tener un origen totalmente comercial, han dejado ideales y conocimientos que humanizan o de menos hacen pensar un poco a quienes las conocen. El ejemplo más claro de ello es la religión Jedi.

La religión Jedi nace de los preceptos y filosofías manejadas en las películas de la saga de la Guerra de las Galaxias, escrita por George Lucas, y que aunque mucha gente no lo sabe, retoma muchos conceptos de filosofías orientales, como el uso de la fuerza interna (ya sea para hacer el bien o el mal), el respeto por la vida, el autosacrificio, el honor, en fin, una serie de creencias que lejos de perjudicar, hacen  que los que crecimos viendo a Darth Vader siendo el más malo de malolandia, sepamos las consecuencias que trae seguir el lado obscuro de la fuerza.


Y así como este último ejemplo existen algunos otros, como la ideología manejada en la saga de Matrix, en donde mezclan elementos de índole masónica (ya saben, el arquitecto, el equilibrio, la búsqueda del conocimiento verdadero, etc.); con elementos de origen budista, como la falsa realidad construida por nuestros deseos y el despertar visto como la iluminación, que más allá de tener su origen en lo comercial y a pesar de tener el objetivo primordial de hacer asquerosamente ricos a los realizadores, deja en el observador un mensaje, una idea que bien podría ser su primer acercamiento al terreno espiritual, que si bien una película “joligudense”  no es la mejor manera de aprender sobre espiritualidad, por algo se empieza.

Así que para concluir quedan varias cosas, primero, pónganse a pensar que tan kitsch se ven diciendo que algo es kitsch, o pa´ pronto que tan nacos nos vemos tachando de nacos a los demás; segundo, ubiquen que tan kitsch son las cosas en las que podemos llegar a creer , no hagan ricos a los estafadores brasileiros apadrinados por Dios; y por último, no olviden estas dos frases llenas de sabiduría, la que dijo Krishnamurti antes de disolver la secta de la estrella, "la verdad es una tierra sin caminos" y quizá la más importante  que es legado de los botellos, "ser naco es chido".