marnuj

KITSCH


Año 1,no. 6,2015.

| Cine Porno

Actualmente en México, la pornografía no ha repuntado, como se podría esperar con el internet, igual que lo ha hecho la industria de Estados Unidos, sin embargo el porno mexicano no se da por vencido, ya que hay, al menos, dos productoras dedicadas a este tipo de cine: MECOS FILM, enfocada a un público homosexual; y Sexmex, un portal que recibe cerca de 24 mil visitas diarias. 

Por Yuriko Barrera / Febero 2015


A finales del siglo XX, la situación del cine no era la más alentadora ya que el cine de ficheras y las violentas de los hermanos Almada, eran las que marcaban la industria. Por ello, los jóvenes directores buscaron el cambio e impulsaron el nacimiento del "Nuevo cine mexicano", donde se buscaba exhibir la situación contemporánea del país, mientras que a la par la industria pornográfica nacional recibió apertura para la comercialización, proyección y producción de cintas enfocadas en el tema. 

Películas porno

Tal cual, no se tiene un registro de cuál fue la primera película de este género en México, sin embargo, la cinta “El sueño de Fray Vergazo” se podría considerar como una de las precursoras del porno en el país, ésta trataba la homosexualidad y no giraba exclusivamente al tema del sexo, además mostraba cuerpos al natural (sin operaciones ni exageraciones) y no tenía sonido alguno. 

Otras como “Profesoras del amor” (1993), “Traficantes del sexo” (1994), “Sexo para dos” (1994) y “Los males de Micaela” (1994), pasaron sin pena ni gloria, pues las autoridades cinematográficas fueron un impedimento para que la industria continuara su desarrollo. 

La falta de autorización fue lo que desalentó a muchos productores, pues no salieron a la luz, ni fueron difundidas sus obras. 

Los cines porno

Sitios llenos de misterio y morbo, ocultos por el bullicio propio de la Ciudad de México, son lugares donde se puede encontrar de todo y todo está permitido. Aquí la mente puede sacar sus filias, su goce, su morbo, sus represiones y hacerlas realidad. 

Los cines porno desaparecen poco a poco, principalmente por la piratería y el internet. Anteriormente, estos lugares de lujuria eran muy concurridos por las noches aunque ahora, los pocos que quedan, siguen siendo frecuentados también de día. 

El cine siempre ha reunido a personas, familias y amigos para disfrutar del séptimo arte en la comodidad de una sala; sin embargo, las salas de cine porno en el DF siempre fueron, sin lugar a dudas, un tema tabú en el que quienes asistían lo hacían de incognitos, a escondidas, a hurtadillas para no ser visto en esos sitios que han causado repulsión al mismo tiempo que curiosidad y morbo.



En la Ciudad de México existieron legendarios cines erótico-pornográficos como el desaparecido Cine Teresa en Eje Central, que ahora es un centro cultural y comercial; y el Cine Ciudadela en Balderas, un cine que llenaba sus 500 butacas con filmes extravagantes de producción nacional.

Otros inmuebles importantes son el Cine Nacional, ubicado en la calle de Fray Servando y cuenta con dos salas: la Nacional y la Pigal, en las cuales pasan películas hasta las 7:25 de la noche. La permanencia es voluntaria y tan sólo debes pagar 45 pesos; y como olvidar el Cinema Río, escondido entre las calles del Centro Histórico, destaca por su arquitectura y decoración art deco donde se exhiben películas de las 9 de la mañana a las 10 de la noche.


Y así estos inmuebles han formado parte de la historia de nuestro país, entreteniendo a generaciones de personas cuando youporn no existía; y como dice el dicho, lo que pasa en un cine porno se queda en el cine porno, lugares donde se guardan secretos, gemidos, olores y sudores de lo que ocurre ahí dentro.