marnuj

KITSCH


Año 1,no. 6,2015.

| Lotería de Cocteles

Disculpen queridos marnujitos si alguno de ustedes se siente agredido con la lotería de cócteles que nos vamos a aventar. No hay modales ni tapujos en este nota, es puro elogio del exceso para esta edición kitsch que hemos preparado. Pues como dijera Theodor Adorno, “el kitsch o cursilería es lo bello menos su contraparte fea”, por tanto el kitsch, la belleza purificada, se vuelve vulnerable a un tabú́ estético que en nombre de la belleza, declara al kitsch como feo. El kitsch es una parodia de dicha catarsis, donde se vuelve imposible trazar una línea entre lo que es verdadera ficción estética (arte) y lo que es meramente basura sentimental.

Por Claudia Luna / Febero 2015


Para cumplir con tan difícil misión, rescatamos algunos ingredientes y destilados hechos en México, considerados como  baratos y sin clase para demostrar que el costo no tiene nada qué ver con la calidad. Aquí va…

¡La chaquetaaaa!
Amor genuino y verdadero. Nada como una chaqueta para esos viernes de ocio o en los que tus amigos se fueron y no te invitaron a su reunión “hipsta”.  Échale ganas y prepara este cóctel.

Busca en el mercado o asalta la alacena de tu abuelita:

  1. • Tres tapitas de anís (del que tiene un changuito  en la etiqueta).
  2. • Media tacita de leche (si eres lactófobo como yo, o sea que se me infla la panza cuando tomo leche, puedes utilizar “leche” de coco o almendra).
  3. • Una onza de charanda
  4. • Una sustanciosa bola de helado de vainilla

Ponte cómodo y échale mano

  1. De a rapidito, por si esta tu mamá: echa todo a la licuadora y deja que se integren los ingredientes.
  2. • Despacito, por si estás solito: en un vaso grande, pon todos los ingredientes, mete la cuchara en la leche y mueve suavemente para que todo quede bien espeso e integrado.
  3. Sírvelo en un vaso de veladora  (eso sí, lávalo, no te hagas).

¡El trio!
No es amor, es una obsesión. Un trio que nunca olvidarás y te dejará con una sonrisa en la boca.

Lleva tu bolsa de mandado

  1. Compra, con la señora de los jugos, medio litro de jugo de naranja, toronja y fresa.
  2. Si lo prefieres, puedes exprimir con tus propias manos las naranjas de tu novio(a), las que te llevará si le pides que te ayude a hacer este cóctel.
  3. 100 ml de mezcal (no te emociones, este cóctel es para 4 personas).
  4. 100 ml de refresco de limón o de ponche de frutas (del que tiene un jarrito en la etiqueta).
  5. Hielo
  6. Rodajas de kiwi, carambola y sombrillas para decorar

¡Hazla ya!

  1. En una jarra, coloca el jugo de frutas, el mezcal, el refresco y el hielo.
  2. Dale, dale, dale vueltas con una cuchara hasta que te estén todos juntos los ingredientes. Después de tanta enjundia, ponle el hielo para que se enfríe bien.
  3. Sirve en un jarro de aluminio o en una jícara.

No seas envidioso y comparte este trío. Tampoco olvides unos buenos chicharrones con su salsa y limón para acompañar.