El Librero    De Película
A film by...    La noche de la abducción

Contacto Cósmico
Por Dnakane.

La luna llena alumbraba mi camino y el cielo pintado con miles de estrellas hacían centellear las pisadas formadas en la arena fría, estaba solo en el desierto comiendo insectos, cuando una bola de fuego salió del cielo, dio muchas vueltas antes de detenerse un largo tiempo y desaparecer, no sabía lo que había visto, tampoco le tome importancia, pero al día siguiente decidí cambiar la cena por los gusanos que se dan en las raíces de esos árboles gigantes del bosque, y así fue. La segunda noche mientras rascaba la tierra debajo de ese gran árbol, una luz blanca y cegadora me elevo tan alto que pude tocar las hojas de las copas, esta vez el miedo empezó a llenarme el cuerpo al ver ese resplandor que emanaba una esfera metálica, una extraña fuerza me impedía moverme, solo pude gritar segundos antes de caer al suelo y quedar inconsciente hasta la mañana siguiente.

Para el anochecer ya no quise salir, el miedo me quitaba el hambre y pues ya no era necesario ir por comida; pensaba que me encontraba seguro y que algún mal me había pegado las noches anteriores, pero otra vez una luz, esa luz, blanca y cegadora, atravesó el techo, iluminó todo, podía ver una esfera que levitaba, misma que me jalaba hasta llevarme a su interior, dentro podía escuchar una voz suave y armoniosa que decía, “no te haremos daño, venimos para ayudarles” y fue cuando  aparecieron frente a mí, un monstruo de piel blanca y cabeza esférica, con un gran ojo negro que le cubría todo el rostro. Volví a quedar inconsciente hasta otra vez despertar en la mañana, el día se me hizo muy largo y la madrugada una eternidad, pero esa noche, ya no paso nada, ni la siguiente  y así ´por varias noches, las cuales observaba con terror el cielo, esperando algo, pero nada, ya no veía monstruos, ni luces, todo era normal otra vez.

O eso pensé, porque una noche cualquiera en que iba al campo, cambió todo, la esfera flotante se posaba frente a mí  de nuevo, pero ahora se comunicaba formando imágenes que emitían sonidos y que por alguna extraña razón podía entender. Decía que venía de la vía láctea, con la única misión de darnos un mensaje, pues fuerzas más consolidadas que las nuestras querían “reclamar nuestro mundo”, decía eso a la vez que las luces se apagaban y desaparecían en el cielo, dejándome paralizado. ¿Esto era real o me estaba volviendo loco?, un mensaje que parecía más como la profecía de un apocalipsis y muchas, muchas palabras que no podía entender ni poquito. “Necesitan de una preparación espiritual intensa y profunda, retomar su camino perdido”, sus mensajes cada vez eran más elaborados, y sus visitas más continuas, imágenes o pensamientos cada vez más profundos, cada vez más confusos, yo solo me dejaba hipnotizar por esa suavecita voz que me hablaba en mi cabeza, que me mostraba el mundo visto desde el cielo, me enseñaba magia y sonidos nuevos, pero a pesar de que no se habían dejado ver físicamente desde la última vez que perdí la cordura, el miedo se fue disolviendo y la intriga creciendo. Así que pregunte quienes eran ellos y quien nos amenazaba, hubo un corto silencio y solo dijeron “seres de nuestra propia especie, con tecnología capaz de destruir galaxias “ y fue cuando de nuevo apareció frente a mí, su piel no era blanca, y su cabeza redonda de un gran ojo negro, era un casco. Su cabeza era pequeñita y ovalada, con mucha vellosidad que iniciaba en la parte superior y terminaba en los hombros, enfrente del rostro dos ojos que parecen eclipses de luna y una protuberancia de forma triangular que se alza por en medio de su rostro, más abajo un pequeño orificio por donde emite su hipnotizante voz, “ADIOS” agita la mano, se acerca y pega su boca a mi rostro, dicen que no volverán, es lo único que entiendo. Sale de su esfera y entierra una insignia en el suelo que se ondea con el viento, sube de nuevo y la esfera desaparece en el firmamento.

Los enviados del cielo se van, los veo, y veo lo que parece para mí el único mensaje entendible de salvación que dejaron y que se mueve al compás del aire, “Agencia Estadounidense del Espacio y la Aeronáutica”, no entiendo nada, espero que alguien más si.