Remembranza   Boom-Box    Recomendaciones

Pink Floyd, Hawkwind, Gong, Joe Meek, Juan García Esquivel, Led Zeppellin, The Mars Volta y hasta exponentes del jazz y de la música electrónica tienen algo en común. ¿Cómo qué?, pues nada más y nada menos que una forma de hacer música inspirada en los elementos del espacio, sonidos espaciales para entrar en mejores términos. Ante la clara necesidad de comprender algunos eventos de tipo científico y social, varios artistas decidieron romper esquemas al momento de ejercer su disciplina y optaron por ir más allá de este pequeño mundo, el cual para ellos, ya no era suficiente.

Por Diana Rodríguez.

Ya alguna vez me lo había dicho mi abuela cuando me encontraba escuchando en la sala a todo volumen el segundo disco de The Mars Volta, Frances The Mute, específicamente la canción “The Widow”, donde al final se empieza a distorsionar la voz de Cedricpara y entrar en un frenesí  espantoso que dura casi cuatro minutos, pero ¡Dios, parecen diez!. Es ahí donde mi abue interviene diciendo: “parece que ahorita van a salir los extraterrestres del estéreo”, no pudo ser mejor dicho. Ese tipo de efectos y muchos otros más son el producto de varios años en que la música (más el rock), encontró una inspiración en la famosa carrera espacial y en la curiosidad del ser humano por saber qué había más allá del planeta Tierra, dando cabida al género Space Rock.









Me puse a investigar en muchas fuentes cuál fue el origen de lo que hoy se le conoce como Space Rock o Rock Espacial, es impresionante la variedad de referencias y datos que encontré, mismo que son muy importantes y trascedentes a la música de  nuestro siglo y me refiero a bandas como Porcupine Tree, Tool, Sigur Ros, Muse, Thirty Seconds To Mars, hasta jingles para la televisión y la aclamada música de los DJ´s, porque no me dejaran mentir, este tipo de música recurrentemente crea atmósferas estrelladas como si estuviéramos flotando en una galaxia.

Puede parecer increíble pero los antecedentes del Space Rock datan desde la década de los 50 con un talentoso compositor y arreglista, además orgullosamente mexicano, el señor Juan García Esquivel, quien fue uno de los primeros genios en experimentar con sonidos espaciales dirigidos a  jingles para radio y televisión, entre los que destaca la música para el programa infantil Odisea Burbujas. En Estados Unidos su trabajo fue indiscutiblemente reconocido, ya que incursionó como compositor para los jingles de Los Picapiedra, Alfred Hitchcock, La Mujer Biónica, Los Ángeles de Charlie, entre otros. Todas sus creaciones y aportaciones al mundo de la música lo llevaron a ser considerado el padre del "Lounge" o "SpaceAge Pop".

Más tarde y dando continuidad a este tipo de música, durante los lejanos años 60 y 70, en Inglaterra se empezó a tomar una tendencia dentro de la escena del rock por hacer canciones indiscutiblemente largas cuyas letras hacían referencia a la ciencia ficción. Bandas que empezaron a surgir en esa época, como los venerados Pink Floyd, se encargaron de generar el rock espacial.

La pregunta obligada sería, ¿por qué espacial? Esta manera de hacer música tiene otro pionero en la materia, el productor y compositor británico Joe Meek y su álbum, I Hear A New World de 1959, en el que se inspiro en la curiosidad del hombre por saber si había vida fuera del planeta Tierra, y no estaba tan lejano, ya que diez años después se pisó por primera vez la luna con la misión espacial norteamericana Apollo 11, una posible referencia para los músicos que vendrían después del genio Meek.


Otras bandas, no menos importantes como Gong y Hawkwind, de origen anglo-francés e inglés, respectivamente, se encargaron de hacer del rock espacial todo un show visual y auditivo cuando implementaron en sus conciertos luces laser, bailarinas desnudas y demás elementos psicodélicos que aludían a una dimensión muy lejos del tiempo y el espacio convencional.

Hay agrupaciones que destacan más que otras, pero es necesario mencionar a The Cosmic Jockers, y su álbum homónimo de 1974, aunque sus temas carecen de letra, sus sonidos son alucinantes y hermosos; por otra parte tenemos a los alemanes Amon Düül II. De la misma manera, otros exponentes que no podemos dejar fuera son Acid Mothers Temple, Ozric Tentacles, Melting Euphoria y Kinski.



Hawkwind.


Elementos del Space Rock
Toda banda de rock tiene a sus integrantes con el instrumento correspondiente: bajo, guitarra, batería y un vocalista, algunas veces, tecladista y en el Space Rock no hubo excepción, sin embargo surgió un instrumento más que le dio el toque de distinción: el sintetizador, que era el encargado precisamente de generar sonidos extraños y atmosféricos. También los efectos de la guitarra eléctrica como el wah-wah y el delay juegan un papel importante en el rock espacial y no olvidemos las letras sobre temas ficticios como hadas, gnomos, el espacio y pasajes sobre libros que los compositores en cuestión leían. Tal es el caso del primer álbum de estudio de los británicos Pink Floyd, The Piper at the Gates of Dawn de 1967, con el entonces fundador de la banda Roger Keith Barrett.

Años después
Otro exponente más cercano al Hard Rock fue Led Zeppellin con su tema “Dazed and Confused”, posteriormente otras bandas ya más contemporáneas tomaron como escuela a los pioneros antes mencionados  para hacer de su música situaciones extravagantes y fuera de lo común, lo que se le conoce como ser “psicodélico” y empezaron a combinar elementos del Space Rock con otros géneros de acuerdo a las características de las agrupaciones. Tenemos a los Flaming Lips con su pop y tintes espaciales, o qué tal a los genios de Porcupine Tree que experimentan con metal progresivo. Pero yendo un poco hacia atrás, no hay que olvidar a David Bowie y un ligero Deep Purple que no estuvo de lleno dentro del Space Rock pero vale la pena mencionarlo sobretodo con su obra maestra “Burn”, donde hay intervalos de música sumamente alucinantes.

Actualidad
Una agrupación joven que conserva todavía este formato de canciones “setenteras” son los australianos Tame Impala, formados desde el 2008. Pero si del espacio estamos hablando, la agrupación originaria de Pensylvania Estados Unidos, Rosetta, sería un buen ejemplo de lo que se está haciendo en la escena más “heavy”con su “metal para astronautas” (como los jóvenes miembros de la banda bien lo definen), en su música se nota el amor y devoción por el espacio y sus componentes químicos, ya que sus canciones poseen  nombres de naves y misiones espaciales cuya existencia está comprobada.


Así que para aquellos fanáticos de bandas como Muse, The Mars Volta, Sigur Ros, Mew, Thirty Seconds to Mars y de más representantes de lo progresivo o rock alternativo, es necesario darse un clavado a la historia del rock y saber quiénes fueron sus máximas influencias para tocar la música que hoy hace vibrar a millones de personas. El amor hacia la música sigue vigente y con ella los exponentes longevos y contemporáneos, que por igual, resulta cautivador seguir escuchando las veces necesarias cualquiera de sus canciones que nos llegue al alma, ya que siempre nos hará vibrar “Wish You Were Here” de Pink Floyd, o “Stairway To Heaven” de Zepellin.

La música es y será el mejor escape para cualquier problemática y ya lo sabemos, ese escape puede ser a lugares jamás pensados, incluso a entidades fuera de este mundo.

Fuentes:
afterpop.tv
planetaindie.com
elnortero.cl
rockaxis.com